Buggys… al SPA!

El lunes día 9 Iñaki madruga y Nacho le acompaña en busca de ayuda para dejar la rueda del buggy en condiciones de cara a la competición. Su Xcratch II padece el mismo mal que mi Apexx sufrió el año pasado en Fanö (Dinamarca), y lo que en mi caso un ingeniero alemán, un tornero alemán y un soldador alemán, discutieeeeeeeeron durante minutos sobre cual era la forma mas eficaz de afrontar la reparación… en el caso de Iñaki, llegó un soldador bretón y en poco mas de 2 minutos le soldó el eje dejándolo listo para el Mundial 😀 Europa abanico de culturas :mrgreen:

Pronto están de vuelta en el camping. Después de desayunar sacamos el ordenador y lo frotamos para que salga el genio de internet. Cruzamos los dedos para que las pésimas previsiones de viento que vimos el día anterior hayan cambiado. Sin embargo creo que hemos agotado ya los tres deseos: (1) Nacho pidió como deseo que Iñaki dejara de roncar, (2) Iñaki pidió que Nacho llegara pronto a recogerle con la furgo para no morir de frío en una playa de Normandía cuando se quedó tirado con el buggy, (3) e Iker pidió que no le grabáramos cuando hiciera su baile de Carlton Banks :mrgreen:

Así las cosas Windfinder está anémico en 2h a la redonda. Decidimos quedarnos en Cherrueix. Hacemos una visita al otro camping del pueblo, que apesar de ser el mas alejado de la playa es el que concentra la mayor cantidad de buggys, puesto que no encontraron plazas en el camping en el que estamos alojados nosotros.

Allí coincidimos con parte de la flor y nata del buggysmo internacional. Llevan también un par de días en Cherrueix y no han rodado, así que están de relax por la zona. Muchos, aunque no todos, son chavales que apenas llegan a los 25 años, y desde luego no necesitan desoxidarse. Nos comentan que incluso Stephen Schampan (piloto del equipo francés) ha intentado rodar en una playa cercana a Cherrueix, y se le ha presentado la policía local para impedirle rodar debido a la época estival. Mal de muchos… Sin embargo nos concienciamos de que no será posible rodar hasta dentro de un par de días, que con suerte, si el cielo aguanta, comenzará el Mundial.

Aprovechamos para confirmar la inscripción, recoger los obsequios habituales, las matrículas para los buggys, y de paso saludar a viejos conocidos de eventos pasados. Volvemos al camping para comer. Tras ello Iker descansa, Nacho se queda en el bungalow escuchando música rara, y el resto nos acercamos a una sidrería local, en la que nos ofrecen una cata. Nos atiende un chiquillo de no mas de 15 años. Le preguntamos si habla español y nos dice que un poco. El hombrecillo puso todas las ganas del mundo para atendernos y explicarnos en español, buscando las palabras que su mente no lograba recordar en un diccionario Larousse, e incluso a través de google translator en un pc cercano.

A la vuelta de la sidrería pasamos la tarde entretenidos regalando a los buggys y al resto del material una sesión de SPA para darles el último repaso. Compartimos secretillos y ajustes varios en un íntimo Buggycamp improvisado de puesta a punto del material.

Despedimos el día con una barbacoa en el camping acompañada de una botella de sidra local sabor Larousse 😆 , seguida de una tranquila sobremesa en el porche del bungalow de Iker.

Esta entrada fue publicada en Competición, Cuéntame cómo pasó, Internacional y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s