Por qué ir dos veces a Zalduendo, y no rodar

En algún momento de hoy he llegado a pensar que debí ser muy malo en una vida anterior 😈

Todo todo todo, parecía indicar que el domingo en Zalduendo sería un gran día. Buenas temperaturas, sol, viento fuerte del SW, y sobre todo también bastante afluencia de gente dispuesta a domar las primeras rachas otoñales de viento sur.

Llegamos a mediodía. Sol y viento! Alpi ya rodaba con su buggy homemade y su Ozone Flow 2m, con algún susto debido al fuerte viento. Medimos SW, con variables del S y SE, a 18 nudos con rachas de 27. Bokerón comenzaba a montar, y Alberto y Rocío acababan de llegar también.

Al comenzar a montar, me ocurrió algo que en siete años no me había ocurrido jamás! Nos habíamos dejado en casa las herramientas, y las estriberas del buggy 😡 imposible rodar!

Dos opciones: a) volvernos a casa sin rodar / b) volver a casa a por las herramientas y estriberas, y volver a Zalduendo

Elegimos la opción b) Vuelta a casa a coger las herramientas y estriberas, y de nuevo vuelta a Zalduendo. Entre pitos y flautas… dos horas después aparecíamos de nuevo por un Zalduendo que poco tenía que ver con el que nos habíamos encontrado a mediodía. Alberto y Rocío no estaban, y Bokerón y Alpi recogían el material para marcharse a casa. El cielo negro, y las rachas de entre 7 y 40 nudos tenían la culpa. Bokerón con su Ozone Acces 4m (depower) y Alpi con Ozone Flow 2m, habían intentado hacer frente al irregular viento, y habían decidido que no merecía la pena.

“Allá donde fueras haz lo que vieras”, así que recogimos nuestros buggys (que Bokerón amablemente había montado para cuando volviéramos, excepto mis estriberas claro :mrgreen: ), y tras despedirnos iniciamos el camino de vuelta.

Seguramente, si hubiese sido un día de esos que llegas al spot y no sopla, y esperas y no sopla… me hubiese vuelto a casa mosqueado por no haber acertado el pronóstico y sin rodar… pero después de mas de 450km recorridos (en furgo), yo hoy domingo iba a rodar aunque fuera cuesta abajo!! 😈

Al llegar a Vitoria el cielo comenzaba a nublarse, pero el viento continuaba soplando, así que decidimos ir a rodar al pantano, a escasos 20km de casa 🙂

Allí si, aunque con un cielo amenazante por momentos, enganchamos un SE racheado pero domable con Peter Lynn Vapor 2.3m.

El SE no es el mejor viento para el Kite Buggy en este spot, pero si sopla fuerte, junto con el nivel bajo del pantano en estas fechas, deja un terreno bien majo y bastante técnico para rodar entre árboles, troncos, arbustos… y con varias superficies como hierba, piedra, algas secas…

Después de casi un año en la bolsa, estrenaba la Vapor 2.3m y sencillamente me encantó. Contaba con su maniobrabilidad y rapidez, pero apesar de todas las rachas y cambios continuos en la dirección del viento, la estabilidad de la cometa me sorprendió mucho. Si plegaba, un tirón de frenos, y la cometa se recuperaba al instante dispuesta a seguir traccionando.

Resultó una rodada muy emocionante y divertida 🙂 y para finalizar a eso de las 20:30h ya en casa paramos por fin a comer 😀 pan de Zalduendo y pinchos morunos que nos había dado Bokerón para aliviar el día 😉

Por último, clicando en la siguiente imagen os dejamos el acceso a la galería de fotos de la jornada

Esta entrada fue publicada en Cuéntame cómo pasó y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Por qué ir dos veces a Zalduendo, y no rodar

  1. Pingback: Verde, naranja y viento | Peter Lynn Vapor Riders

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s