Crónicas desde Valhalla: Stage de Alemania, parte I

La noche del 24 al 25 de junio os dejábamos en el blog con la crónica de lo ocurrido en Dinamarca, y con las horas previas al plato fuerte del mes: las 24h de Sankt Peter Ording 🙂

El sábado 25, el gran día, amaneció soleado y con viento suave de mar. Aprovechamos a dormir todo lo posible, pero cuando se duerme en un camping y amanece a las 4h de la mañana es complicado descansar debidamente  😆

Llegamos a la playa con el tiempo justo para el Briefing de las 11h, con la mala suerte de dejar la furgoneta encallada en un pequeño banco de arena que había en el parking 😛 Buscamos al holandés Douwe de Kroon, que ya estaba preparado en el box y había fichado al tercer y último miembro del equipo: el danés Jesper Petersen (DK-94). El equipo estaba por fin al completo 😀 Debo reconocer que los días previos me había mentalizado para participar en solitario, pero tratándose de una prueba donde la gracia y lo bonito es realizarla en equipo, no había lugar ni por asomo, para cerrar las puertas a dos compañeros que estaban deseando participar en esta cita.

Y cómo estaba la playa?? Abarrotaaaaa 😀 pilotos, ayudantes, fotógrafos, organización, público, curiosos… todos en mitad de un jardín de setas “Qechua 2 seconds”, y decenas de cometas listas para comenzar la prueba.

Foto de Hossi (G-717)

Durante el Briefing, en alemán, Robert Smits (H-13) nos estuvo traduciendo al inglés para que no perdiéramos detalle 😉 Cuando concluyó, salí disparado hacia el parking para sacar de la arena la furgoneta. Al lado estaba aparcado John Jansen (H-64), compañero del equipo Peter Lynn y como no, Campeón del Mundo y de Europa, que amablemente me echó un cable para desatascarla 😀

De vuelta al box, con la furgoneta correctamente aparcada y a salvo, decidimos rebautizar el nombre de nuestro equipo. En un principio se iba a llamar “Gasteiz Kite Buggy Team” puesto que estaba compuesto por Iñaki , por Jon y por mi. Lo rebautizamos como “International Team”, en referencia a la diferente procedencia de cada uno de sus miembros (Holanda, Dinamarca y España).

De izquierda a derecha: Jesper Petersen, Douwe De Kroon, y Rubén Sereno

A las 12:15h se dio el banderazo de salida a las 24h de SPO edición 2011, en las que nos mediríamos 42 equipos con belgas, holandeses, suizos, estadounidenses, alemanes, daneses y españoles . 41 equipos de 3 personas, y 1 equipo de una sola persona: Gerd Tschampel de 65 años de edad que quiso participar en solitario. En total 124 pilotos en busca de los límites de la resistencia 😛

La salida como en todos los grandes eventos fue impresionante y llena de color. Desde dentro la vivieron así:

Douwe, Jesper y yo, acordamos hacer relevos de 90 minutos, partiendo de salida el holandés De Kroon, en segundo lugar el danés Petersen, y en último lugar yo.

Douwe de Kroon, piloto de clase Master la pasada temporada en Holanda, se puso manos a la obra con su Xxtreme Xxracer y sus Ozone Yakuza. El comienzo fue clásico. Durante los primeros minutos todos los pilotos realizaban el mismo circuito, pero con el paso del tiempo, y sobre todo con el cambio de dirección del viento, cada piloto elijió su propia trayectoria para apurar al máximo velocidad y resistencia, siendo muy frecuentes los cruces entre pilotos. El cielo comenzaba a oscurecerse por el SW.

Durante sus primeros 90 minutos, Douwe tuvo que cambiar un par de veces de vela, usando de partida 8.6m y posteriormente 10m y 12m, debido a los cambios de intensidad en el viento, acompañados también de ligeros cambios de dirección. Logró recorrer 42km.

El segundo relevo fue para Jesper Petersen, que lleva practicando Kite Buggy desde hace 4 años, y llegaba a SPO con su Libre Supertruck y sus Ozone Yakuza. Jesper sufrió varios contratiempos en algunos cruces con otros pilotos, y también se vio obligado a cambiar de vela en una ocasión. También le tocaron las primeras gotas de lluvia del equipo, logrando después de sus 90 minutos de relevo 15.4km recorridos.

Foto tomada por Joshua Koppes H-79

A primera hora de la tarde me tocaba debutar en las 24h de SPO con el cielo a punto de caerse sobre nuestras cabezas. Salía con Xxtreme Apexx y Peter Lynn Vapor 11.2m bastante pasado. Era consciente, visto lo visto durante la jornada, de que a lo largo de mi relevo debería cambiar de vela, así que decidí invertir toda la potencia posible en los primeros minutos para intentar minimizar el tiempo que perdería en los futuros cambios de cometa. A medida que el cielo ennegrecía la intensidad del viento ascendía, y ya comenzaba a ser imposible mantener un rumbo rápido sin derivar. Después de unos minutos el viento aumentó bruscamente y comenzó a llover de nuevo. Los boxes echaban humo, eran un hormiguero de colores con regueros de hormigas entrando y saliendo de ellos. Pedí la Vapor 9.4m y al levantarla salí derrapando unos 20m. Sencillamente 9.4m, con las nubes de lluvia encima de nuestras cabezas, y el viento todavía subiendo, seguía siendo demasiado. Bajé directo a Vapor 6.5m con la que hice la mayor parte de kilómetros de mi relevo aprovechando mucho mejor la velocidad y la largura de la playa. Los últimos minutos de mi turno, subí a Vapor 7.8m debido a un nuevo descenso del viento. A pesar de 3 cambios de cometa, y 4 velas usadas logré 46km recorridos.

Durante el resto de la tarde la meteorología fue similar, obligándonos a cambiar muy a menudo de vela, lo cual nos partía el ritmo y nos hacía además perder tiempo y sobre todo reducía nuestras posibilidades de sumar kilómetros eficazmente. Cuando las nubes llegaban a la playa el viento subía bruscamente y debíamos bajar talla. Comenzaba a llover, y tras varios minutos dejaba de llover y volvía a bajar el viento, con lo que era necesario volver a subir talla. Vimos cometas de brida fija de entre 6m y 16m, buena muestra de la variabilidad de condiciones meteorologícas. Esto hizo que la labor de helpers y otros colaboradores fuera muy intensiva y de continuo desgaste. Por el contrario, vivimos horas y horas de absoluto Fair Play, con gente de unos equipos ayudando a otros equipos, y donde por ejemplo nuestro “International Team” sin conocernos previamente, y a pesar de las diferencias en el idioma, nos estábamos coordinando muy bien ayudados como no por nuestra helper 😀 Fruto de ello es que Douwe en su segundo turno mantenía su cifra de kilómetros recorridos, Jesper la había mejorado con creces, y por mi parte la había mejorado también.

Foto tomada por Joshua Koppes H-79

Cuando comenzó a anochecer se celebró un Briefing extra para los pilotos que no estábamos rodando en ese momento. Se incidió en extremar las precauciones durante la noche, con un llamamiento general a seguir todos el mismo circuito para evitar los cruces entre pilotos en la oscuridad.

Douwe finalizaba su turno habiendo mejorado con creces sus anteriores dos registros. Nuestra cifra de kilómetros comenzaba a crecer cada vez mas rápido 🙂 Para entonces muchos pilotos ya salían a la pista iluminados, pero en nuestro caso, el pack de luces que teníamos adjudicado había desaparecido en algún punto entre la furgoneta de la GPA y nuestro box.  Jesper tuvo que salir a la pista solo con un frontal en su horquilla, y otro que le presté yo (a su vez prestado por Jon Simakoa: gracias!! 😉 ).

Foto tomada por Oliver Draht G-1992

Mientras Jesper lo daba todo en los primeros minutos de penumbra bajo una suave lluvia, Douwe y yo localizamos nuestro pack de luces, y con ayuda de Robert Smits y Joost Nieskens, colocamos en nuestros buggys:

  • Una linterna de luz blanca a modo de frontal en la horquilla del buggy.
  • Una luz de posición roja en el eje trasero.
  • Una luz de posición roja e intermitente en la parte trasera del casco.
  • Una cápsula de luz roja fluorescente para la barra lateral izquierda del buggy.
  • Una cápsula de luz verde fluorescente para la barra lateral derecha del buggy.
  • Dos luces reflectantes para cada lado de las cometas.
  • Y dos reflectores amarillos para cada brazo del piloto.

Foto extraída de http://www.ghostkiter.de

En mi caso además, tenía preparado un frontal para el casco de unos 85 lúmenes que me ayudaría a sajar a mi paso el negro de la noche. Para entonces Jesper rodaba en la oscuridad, y Douwe aprovechaba para comer algo. Por mi parte, viendo que no dejaba de llover decidí cambiarme de ropa. Me puse escarpines, medias y camiseta térmica, y por encima el traje seco para blindarme contra la incesante lluvia y el frío de la noche. El viento paulatinamente había rolado a S (paralelo a la playa), obligando a hacer bordos a lo ancho, mucho mas cortos, lo cual reducía en gran medida la velocidad y por lo tanto la posibilidad de recorrer mas kilómetros.

Un potente foco iluminaba los boxes desde el lado del mar. Los extremos del circuito se iluminaron también, en color blanco la línea de mar, y en rojo la línea de la duna. Además, un coche recorría los límites de la playa en busca de eventuales problemas de los pilotos, y de vez en cuando iluminaba algunos metros de la playa.

Foto extraída de: http://www.ghostkiter.de

Todavía quedaban mas de 10 minutos para comenzar mi relevo cuando Jesper apareció inesperadamente andando en el box 😕 Totalmente empapado, con su Yakuza GT 10m en los brazos, y las gafas chorreando, comentaba que ya no veía nada, y que yo debía salir echando chispas. Me recomendó que usara 6m y así lo hice. Cogí de la bolsa la Vapor 6.5m y salí corriendo hacia la salida. Jesper había tenido muchas dificultades debidas a la lluvia y a la oscuridad, y a pesar de todos sus esfuerzos su cifra de kilómetros había descendido.

Salí de la húmeda penumbra de los boxes a la mas absoluta oscuridad de la playa. Las luces de colores de los buggys titilaban entre la bruma, apareciendo y desapareciendo fugazmente. El viento soplaba constante y me movía muy bien con la Vapor 6.5m; la lluvia cada vez era mas intensa; y el baile de luces… algo confuso. Aunque es difícil asegurarlo, me dio la impresión de que pocos pilotos realizaban el circuito acordado en el Briefing extra (2 boyas a lo ancho de la playa). Desconozco si por la dificultad de realizarlo a oscuras, o porque buscaban otros rumbos para realizar mas kilómetros. En cualquier caso a pesar de los cruces prácticamente continuos, si estábamos suficientemente cerca unos de otros, las luces rojas, verdes y blancas nos daban señales bastante claras para poder esquivarnos con relativa facilidad.

Nos lo puso muy complicado la lluvia que a ratos fue aguacero. Las cometas comenzaron a empaparse, a ganar peso, y si descendía el viento se movían con dificultad. Llevar gafas, incluso transparentes, era contraproducente ya que o se empañaban o se ensuciaban limitando al 100% la escasa visibilidad. Lo mejor era ir sin ellas, pero la lluvia caía con fuerza y dolía en los ojos. Mantener los ojos semiabiertos, e intentar ver en la oscuridad es como sorber y soplar a la vez: incompatible 😕

En uno de los bordos, todo sucedió en dos segundos… distinguí una sombra en lo alto a escasos metros de mi posición. Intuí una silueta triangular, y pensé en las deltas de tracción que algunos pilotos estaban utilizando en la carrera. No vi ningún tipo de luz delante de mi que me indicara la posición del buggy que venía de frente, y por lo tanto desconocía cómo esquivar aquel obstáculo. Sin referencias luminosas cualquier decisión podría acabar mal. El choque de mi cometa con la sombra era inminente. En el último momento, decidí bajar el nivel de mi cometa, y justo por encima pasó… una bandada de pájaros en formación 😯

La noche cada vez era mas cerrada, los cruces entre buggys eran ya continuos, y lo mas peligroso es que algunos pilotos habían empezado a perder alguno de sus puntos de luz, con lo cual el resto carecíamos de las referencias visuales que habíamos usado hasta ese momento. Comenzaba a ser difícil o imposible saber si tenías delante a alguien, o venía un piloto cruzándose por la derecha o por la izquierda. Me fue de especial ayuda el frontal extra que llevaba en el casco, me dejaba ver 20-25m con cierta facilidad, lo cual dadas las pobres condiciones de visibilidad suponía un aliciente en la seguridad.

A pesar de todas las precauciones, en mitad de un bordo me topé de lleno con el buggy de un piloto que estaba parado en mitad de la playa, tal vez intentando reanudar la marcha. El estaba bien, yo me hice daño en la pierna derecha, pero seguí con mi relevo.

Cuando se cumplían mis 90 minutos pasé por el box, allí me indicaron que siguiera 30 minutos mas para aprovechar durante la noche a hacer 2h de relevo, y dar tiempo a los compañeros a dormir. No puse pegas 🙂 La cometa estaba empapada pero parecía que quería llover menos, y con el viento que hacía se movía con la agilidad suficiente como para ir pasado a ratos. Por fuera estaba chorreando, pero por dentro me mantenía a buena temperatura y ajeno a la humedad muy bien protegido por el traje seco. Tenía ligeras molestias en la pierna derecha, pero no suficientes para parar.

Los siguientes 30 minutos de regata serían cruciales.

Esta entrada fue publicada en Competición, Cuéntame cómo pasó, Internacional y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s